La vieja estación del tren de Picaleña, un adiós sin regreso

  Por:  Sonia Molina Franco −Ese día fue muy triste, vi llegar por última vez la locomotora negra que traía los vagones con pasajeros− Así, con la mirada blanquecina sin el brillo del ayer, el rostro carcomido por los años, con voz temblorosa y suave, María Eudosia recuerda con total lucidez a sus noventa y…