Un nuevo analfabetismo

Por: Robinson Gutiérrez

Hoy luego de dos meses de cuarentena obligatoria y el pronto  inicio de un proceso de aislamiento voluntario en el país, son muchos los elementos que nos deja el haber sido parte de este momento histórico. Uno de ellos, radica en la nueva categoría de analfabetismo, ya no solo planteada en la imposibilidad del uso  e interpretación de los  signos del alfabeto, sino en la insuficiencia en el manejo de las nuevas herramientas de la información y la comunicación.

Situación no muy distinta a la educativa, que pese a las dificultades, falta de experiencia y retos para el profesorado actual, se han convertido en el único canal por el cual se puede garantizar la continuidad académica, pese a las implicaciones presupuestales que esto acarrea para los educandos y las posibles dificultades pedagógicas generadas en los docentes, gracias a la utilización de estas herramientas, que si bien no son nuevas, aun su manejo y destreza en la utilización son inciertas, y que plantean un nuevo fenómeno a inicios del siglo XXI, el analfabetismo digital.

Que de hecho, se han convertido en los principales canales de comunicación  de las últimas semanas, ya que a través de estos  se han intentado desarrollar dinámicas tan esenciales para la sociedad, como el comercio.  Que si bien no es un tema nuevo en la internet, ya que desde hace mucho tiempo existe,  el momento actual ha sido la coyuntura perfecta para que quiénes no lo habían llevado a cabo, lo intenten desarrollar ofreciendo sus emprendimientos y negocios en estas nuevas formas de comprar y vender, pese a la desconfianza generada para  muchos, quiénes solo entienden el comercio de manera presencial.

Entendido este como la imposibilidad en el manejo eficiente de las herramientas brindadas por la internet, las cuales nunca se asemejarán al contacto personal, pero que en últimas contribuirán en parte a solventar las complicaciones que trajo consigo el confinamiento social, única y exclusivamente a quiénes tengan los medios para acceder a ellas y las destrezas para su manejo. Siendo esto una de las enseñanzas que nos plantea el Covid-19 y un reto a quienes aún no se han alfabetizado tecnológicamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.