Sobre la  carta de una epidemia en Colombia durante 1918.

Por : Robinson Gutiérrez.

Ante las diferentes preguntas que hoy nos planteamos frente al Covid-19, sus posibles consecuencias y lo inédito de este fenómeno, para muchos comparados con las profecías del Apocalipsis, el juicio final y otros relatos del fin del mundo, es necesario traer a colación la carta dirigida por Laureano Gómez[1]  a su amigo  José Arturo Andrade[2], el  24 de octubre de 1918, hace 102 años. Cuando al país llegó una enfermedad desconocida que atacaba sin distinción alguna y que obligó al país afrontar un situación muy similar a la vivida por estos días.

En la carta, Laureano le expone a su amigo la situación social que se vivía en la nación, luego de la llegada de una extraña enfermedad, considerada en un principio inofensiva, pero  que con el paso de los días cobró la vida de cientos de personas de todos los estratos sociales.  Quienes en un principio no consideraron la gravedad del asunto, pero que con el paso de los días, el número de víctimas mortales y el pánico generalizado obligó el cierre de escuelas, colegios y universidades,  con el fin de mermar el riesgo de contagio, ante una enfermedad que mataba de un momento a otro, no existía un tratamiento médico establecido para hacerle  frente. Y en una sociedad que paulatinamente entró en pánico debido a la gravedad del asunto. Situación que expone Laureano al afirmar que:

 “El problema se agravó porque los sepultereros unos están enfermos, otros se han muerto en el oficio, no se consigue quien quiera hacerse cargo de él y según dicen, hay momentos en que más de cien cadáveres esperan, regados en los corredores de las bóvedas que los pongan bajo la tierra”.

La epidemia no solo cobró la vida de cientos de personas, sino que afectó drásticamente la economía del país, debido al cierre de las exportaciones de café hacia los USA. Nación que decidió cerrar sus fronteras ante la gravedad del asunto, lo cual despertó malestar en la sociedad colombiana, carestía de los productos de primera necesidad y críticas a los políticos de turno.

De ahí, que más allá de centrarnos en el pánico generalizado, la insensatez social, política y económica, es entender las dinámicas de la naturaleza humana y enfrentar los retos que se nos plantean actualmente  y entender el momento histórico en el que estamos, del cual esperemos salir avantes.

Revisar documento adjunto: Carta de Laureano Gómez a José Arturo Andrade, el  24 de octubre de 1918.

Texto completo de la carta:

carta Laureano Gómez a José Arturo Andrade octubre 24 de 1918.pdf (1)

[1] (1889-1956) periodista, ingeniero y político colombiano, perteneciente al partido Conservador. Fue Presidente de la República durante el periodo 1950-151, cargo que tuvo que abandonar por problemas de salud.

[2] (1892-1946) fundador del periódico La Unidad, junto con Laureano Gómez. Entre sus principales cargos en la vida pública fue el haber sido Director del Banco de la República (1925), Secretario del Ministerio de Hacienda, y profesor de hacienda en la Universidad Libre (1932).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.