“Hay que hacer la reforma académico administrativa de la Universidad”: Omar Mejía Patiño

En el marco de la Audiencia de Rendición de Cuentas, llevada a cabo por la dirección de la Universidad del Tolima el pasado viernes, el Rector  Omar Mejía Patiño, sostuvo ante los integrantes de la comunidad universitaria, que la reforma académico administrativa se está realizando por fases y hay que hacerla para garantizar su estabilidad financiera.

La primera fase está relacionada con la adopción de una estructura orgánica en la Universidad, que ya fue aprobada por el Consejo Académico, con  los estudios de la Universidad del Valle, y ha sido radicada ante el Consejo Superior, el cual ha determinado que lo primero que hay que evaluar es la reforma al estatuto general del alma máter como documento base del accionar de la institución.

“La comisión profesoral, los profesores de la UT, presentaron un proyecto al Consejo Académico, los sindicatos también presentaron otro proyecto al Consejo Académico y finalmente el Consejo Académico presentó un proyecto de estatuto general, que es el que en comisión del Consejo Superior están discutiendo y que va a hacer tránsito a un consejo extraordinario para empezar esa discusión el próximo 12 de abril”.

La segunda fase de la aplicación de esta reforma, es la adopción de unos procesos y unos procedimientos que se ajusten a la nueva estructura orgánica de la UT, trabajo que está a cargo de un equipo de trabajo de la inyerno, con el  acompañamiento de un equipo externo de abogados y del Departamento Administrativo de la Función Pública, “esos 15 procesos y procedimientos validados por la comunidad universitaria, están listos para también entregárselos al Consejo Superior para que se ajusten a esa estructura orgánica”.

La tercera fase está relacionada con el convenio que debe suscribirse con la Universidad del Valle, institución que tendrá a cargo la implementación de ese estudio técnico que formuló y de los documentos que la administración de la universidad ha venido elaborando. Según lo manifestado por Omar Mejía, se está a la espera del traslado de los 400 millones de pesos que la Gobernación del Tolima destinará para esta contratación.

Lo que si es cierto es que hay que hacer esa reforma académico administrativa de la Universidad”.

“Hemos tenido algunas dificultades para recibir esos 400 millones de pesos, por esa razón no hemos podido firmar el contrato entre los rectores de la Universidad del Valle y la Universidad del Tolima. No obstante, como es un compromiso que adquirimos con la comunidad universitaria y que hace parte de ese plan de saneamiento financiero y por su puesto del plan de acción nuestro, pues la instrucción para el equipo financiero y el equipo directivo de la Universidad es que con esos cuatrocientos o sin los cuatrocientos, igual hay que suscribir ese convenio con la Universidad del Valle. Lo que si es cierto es que hay que hacer esa reforma académico administrativa de la Universidad”.

 

“La conclusión de un proceso de reforma como estos, tiene que ser el establecimiento de una nueva planta de personal, así sea la misma que tenemos en estos momentos, el Consejo Superior tiene que adoptar una nueva planta para la institución”.

Una fase final en este proceso de reorganización administrativa, es la adopción de una nueva planta de personal para la Universidad del Tolima, “en el 2012 lo hizo cuando hizo la reforma laboral, el Consejo Superior tuvo que adoptar otra planta de personal dentro de la universidad y en esta ocasión también se tiene que hacer. La conclusión de un proceso de reforma como estos, tiene que ser el establecimiento de una nueva planta de personal, así sea la misma que tenemos en estos momentos, el Consejo Superior tiene que adoptar una nueva planta para la institución”.

La UT tiene en la actualidad congelada su planta de personal, con 105 cargos vacantes, producto de la supresión de cargos al inicio de esta administración, retiros voluntarios.  fallecimiento de docentes y funcionarios o quienes ya disfrutan de su pensión, situación que ha generado un ahorro significativo en los gastos de funcionamiento, pero de acuerdo a lo planteado por el Mejía Patiño, será el Consejo Superior quien decida cómo quedará conformada. si se tendrán en cuenta esas vacantes o no en la nueva planta.

Aunque no se hizo alusión a tiempos estipulados para la culminación de este proceso, la dirección universitaria ha expresado en diversos escenarios que la reforma académico administrativa será un hecho en un corto plazo, pues esta medida permitirá garantizar el equilibrio financiero de la Universidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *