Investigador UT avanza en mejoramiento genético del Maracuyá para hacerlo resistente al estrés hídrico

Por: Nahíma Gutiérrez Castro

El profesor  Iván Darío Loaiza, Agrónomo, candidato a magister e integrante del grupo de Investigación GEBIUT (Genética y Biotecnología Vegetal y Microbiana de la Universidad del Tolima), ha centrado su trabajo de investigación en el mejoramiento genético del Maracuyá, una fruta muy susceptible a lo que se conoce como “estrés hídrico”.

El aumento de la temperatura que se observan en el país afectan los cultivos en diferentes regiones debido a las sequías. El propósito de este trabajo de investigación que adelanta Loaiza es adelantarse a esta problemática, generando plantas que sean tolerantes a este fenómeno que se caracteriza porque la planta deja de percibir o absorber agua, generando un estrés en ella que lleva al marchitamiento, perdida de hojas y baja producción, provocando pérdida en los agricultores.

Ya está demostrado que las plantas de Maracuyá no aguantan la sequía “lo que nosotros hacemos es un proceso de mejoramiento genético para que las plantas toleren el estrés. Para eso tenemos que hacer es lograr que las plantas simulen acá en el laboratorio el estrés hídrico, o la falta de agua  que podrían tener en campo, para eso hay unos protocolos donde hacemos inducción de variabilidad  genética, inducimos unas mutaciones en las plantas y luego  que obtenemos esas mutaciones hacemos unos ensayos para simular la falta de agua en los medios de cultivo en el laboratorio”.

Según Loaiza los resultados son promisorios de 160 plántulas que se sembraron, alrededor de 6 plántulas reflejaron tolerancia al estrés, eso quiere decir que estas podrían ser pasadas luego a campo, lo que le permitiría posteriormente generar variedades de Maracuyá tolerantes a esta situación y que sean autoría de la Universidad del Tolima.

 

A la falta de agua hay una respuesta positiva en el trabajo de investigación desarrollado hasta el momento, posteriormente se realizarán otro tipo de evaluaciones como el tamaño de la fruta, la cantidad de pulpa que produce, los grados Brix o el dulzor que tiene la fruta y en general el desarrollo de la planta.

“El sueño que tenemos en GEBIUT, es tener o generar una variedad de Maracuyá producida por la misma universidad del Tolima, que los agricultores la siembren y que cuando haya sequías y no haya lluvias, no se caiga la producción de estos cultivos y no afecte el ingreso y bienestar de sus familias”.

El obtener una variedad mejorada con estas características según lo planteado por el investigador puede demorar entre seis y siete años, pero ya ha logrado un avance de dos años durante su trabajo en la Maestría en Ciencias Biológicas de la UT. Los resultados de la investigación realizada  serán presentados por el profesor Loaiza en el Congreso Nacional de Ciencias Biológicas que se realizará en Montería del 20 al 24 de mayo del presente año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *